Para los judíos, comer es un acto sagrado y la forma en que preparan la comida está regulada por un estricto código de leyes higiénicas, psicológicas, estéticas y religiosas. Según los preceptos judíos, un alimento solo puede ser consumido por el hombre si está permitido, es decir, si es declarado "kasher o kosher", es decir, de acuerdo con la ley de la Torá, compuesto de cinco libros donde se recogen 613 preceptos, muchos de los cuales se refieren al comportamiento alimentario.

Las normas hebreas relativas a los alimentos se refieren principalmente a los alimentos de origen animal que se dividen en lícitos o prohibidos; las frutas y verduras están todas permitidas. Las leyes que rigen la matanza ritual, llevada a cabo sólo por un "shochet" que ha seguido un camino específico y ha obtenido el permiso para matar del rabino, son muy estrictas.

Según la Torá, también está prohibido mezclar carne y derivados con leche y sus derivados. Esta prohibición también plantea una serie de problemas prácticos en la cocina y en la organización de la despensa. Las ollas, sartenes, platos, bandejas, cubiertos, utilizados para cocinar, cortar o comer carne no pueden ser utilizados para comer productos lácteos. En las cantinas judías todos los utensilios deben utilizarse, por lo tanto, en una u otra categoría y almacenarse en recipientes y salas separadas. Lo mismo se aplica al almacenamiento en refrigeradores.

Las diversas comunidades judías aplican estas normas con diferentes grados de rigor, pero en esencia la cocina elaborada en el Estado de Israel se basa en la leche, el yogur y el queso (zefat y labana), en brochetas de carne (kebab y shashlik) y en pan preparado en muchas variaciones, desde el pan ácimo (khubz), hasta los panecillos dulces para el "Shabbat" (brahes).